CÓMO DESCUBRIR A TIEMPO LA CELULITIS

miércoles, 20 de agosto de 2008

La observación sistemática y meticulosa de tu piel que ayudará a descubrir y prevenir muchos problemas. Mientras te duchas, durante los cuidados corporales habituales, puedes detectar las transformaciones que se vayan produciendo.

Y es en ese órgano excelente donde buscaremos, y sin duda hallaremos, los síntomas de la celulitis, ya que en un estadio avanzado de la misma el diagnóstico será fácil, porque la piel toma espontáneamente el aspecto característico de la piel de naranja que ya sabemos que es una sucesión de pequeñas bolsas y depresiones.

La técnica de examen del pliegue rodado permite evidenciar los diferentes estadios químicos de la celulitis y su grado de gravedad. Se trata de tomar con las dos manos el contenido del pliegue cutáneo y hacerlo rodar con los pulgares sobre el plano profundo.

Normalmente esta maniobra es indolora y la piel despegada rueda con facilidad sobre los planos profundos, permaneciendo homogénea y elástica. Sin embargo, en el caso de que exista celulitis, esta técnica desencadena la aparición de un dolor más o menos intenso, así como una serie de modificaciones en el tejido (nódulos en forma de bolas, edemas, etc.).

También se suelen asociar una serie de síntomas secundarios a los fenómenos compresivos circulatorios, linfáticos y nerviosos: calambres musculares, disminución de la sensibilidad en las piernas, los pies a menudo están fríos, aparición frecuente de varices, varicosidades finales u hematomas al menor golpe, sequedad cutánea y pesadez de las piernas con o sin edema.

El diagnóstico de la celulitis se complica cuando existe, además, adiposidad local, ya que es más difícil palpar e inspeccionar las áreas implicadas. A partir de aquí no es suficiente tu búsqueda, pues se necesitan herramientas adicionales, exámenes instrumentales como los que describimos a continuación. Sin embargo, la observación primaria visual o táctil, que es la que puedes hacer, tiene un gran valor preventivo, y se practica sistemáticamente, quizás ahorren en ulteriores pasos más complejos y costosos.

Termografía
La termografía se basa en la captación de la emisión infrarroja de la superficie cutánea y permite registrar un termograma de diferentes colores que corresponden a las zonas de distinta temperatura (zonas frías calientes).

Es un examen muy simple, totalmente inocuo y no doloroso, que permite obtener en placas especiales una fotografía en color de la zona examinada en base a las diferencias de calor de esa zona.

Cada temperatura se evidencia con un color determinado. Las áreas celulíticas, donde la circulación de la sangre es más dificultosa, tienen una temperatura menor y son más frías al tacto, lo que se evidencia con un tono azulado en la fotografía. De manera que la termografía no sólo nos indica la localización, sino los diferentes grados de la celulitis. Esta técnica permite valorar también la evolución de los tejidos celulíticos y la evolución del tratamiento en curso.

Ecografía
Se basa en la reflexión de los ultrasonidos en función de la densidad de los tejidos. Este método permite visualizar y diferenciar las almohadillas celulíticas de las masas musculares subyacentes y valorar su evolución.

Exploración vascular
Con esta técnica se puede apreciar el estado funcional vascular (doppler, pletismografia,...).

Naturalmente, para que los resultados sean fiables y precisos, estos exámenes han de ser practicados e interpretados por especialistas.

Xerorradiografía
Es una radiografía hecha sobre los tejidos blandos. Las áreas celulíticas suelen ser más fibrosas y, por tanto, menos transparentes a los rayos X.

La celulitis es, por definición, un problema femenino; está claro que no abundan los hombres con pistoleras, nalgas en pantalón de montar. El equivalente de la celulitis masculina es la barriga cervecera, totalmente antiestética y que, afortunadamente, va teniendo tan mala prensa como la piel de naranja de la mujer.

Y es que estamos viviendo tiempos en los que la línea, en ambos sexos, se está convirtiendo en una exigencia social. Y eso no es malo en tanto una buena línea, dentro de los cánones establecidos por los modelos artísticos (fundamentalmente por la fotografía y la moda), se corresponde con las necesidades higiénicas para mantenerse en un equilibrio saludable.

    BELLEZA - ACNÈ - CELULITIS - CABELLO

    EN ESTE BLOG ENCONTRARAS TODO LO QUE NECESITAS SABER PARA ESTAR BELLA