Directo al grano

miércoles, 20 de agosto de 2008

El acné es una afección cutánea que ataca a casi todas las pieles jóvenes y a una gran mayoría de las maduras, porque este problema no tiene edad.

Cuando las glándulas sebáceas trabajan a destajo producen un exceso de grasa que termina taponando los poros y, al contactar con el aire, se convierte en un antiestético punto negro o espinilla.

Aunque en su manifestación más benigna está considerado como un estado fisiológico normal que ocurre en el sexo femenino entre los 14 y los 17 años y de los 16 a los 19 años en el masculino, es precisamente en estas edades cuando puede llegar a ser un problema psicológico.

Además, aunque la pubertad y sus cambios hormonales tienen la culpa del acné juvenil, algunos adultos siguen sufriendo acné a edades avanzadas o bien se les manifiesta la patología en la edad adulta, aunque en su pubertad no la padecieran.

Limpiar sin agredir
La piel acneica suele mostrarse en conjunto más o menos brillante, depende de la cantidad de sebo que produzca, pero algo apagada debido a que la suciedad queda atrapada en el sebo y la luz, que es la que transmite la luminosidad de un rostro, se refleja con deficiencia.

Además, la superficie es irregular y los poros suelen estar agrandados. El objetivo de la cosmética anti-grasa es limpiar en profundidad para impedir la formación de comedones y desinfectar la piel sin agredirla para impedir el efecto rebote.
Las fórmulas de los productos deben conseguir reducir la actividad de la hormona 5-alfa-reductasa, causante del aumento de la producción de sebo. Asimismo, tienen que evitar, mediante ligeras exfoliaciones, la formación de comedones para no dar lugar a inflamaciones y controlar la proliferación bacteriana en la piel.

Barras correctoras
En farmacia se puede encontrar el último lanzamiento de los Laboratorios Lutsine, Factor 4, que actúa frente a la piel grasa y acneica mejorando su aspecto desde la aplicación. En su fórmula contiene ingredientes como el Palmitato de Vitamina A, que realiza un efecto regulador epidérmico y el Ácido Undecilénico, para controlar el sebo y combatir la aparición de bacterias.

Firmas de cosmética como Clinique, Lancaster o Lancôme tienen también líneas completas de productos para tratar las pieles grasas con tendencia al acné y dentro de ellas destaca la presentación de las barras correctoras para curar los granos.
El diseño cómodo y ligero permite que puedan llevarse en el bolso y usarse en cualquier ocasión, ya que su textura se funde con la piel, incluso si está maquillada. De este modo, alivian el picor que puede producir el grano en cuestión, además de tener un placentero efecto refrescante, sin dejar de lado las propiedades antiinflamatorias y antibacterianas, comprobadas dermatológicamente.

    BELLEZA - ACNÈ - CELULITIS - CABELLO

    EN ESTE BLOG ENCONTRARAS TODO LO QUE NECESITAS SABER PARA ESTAR BELLA